Apariciones en medios, Prensa digital, Prensa escrita

Salir de la zona de confort

Lunes, 25 Julio 2011

Os dejo la última columna publicada en ElPeriodico, en la que reflexiono sobre la importancia de permanecer fuera de la zona de confort como factor clave para el crecimiento personal y profesional:

Confort

Hablando de la cultura del esfuerzo, no sabría si definirme como un gran trabajador o un gran vago. Cuando uno trabaja en lo que le gusta quizás no tenga demasiado mérito dedicarle tantas horas.

La tendencia natural es hacer aquello sabemos hacer bien porque nos aporta seguridad. Podemos llegar a disfrazar esa sensación de bienestar pensando que estamos aportando valor porque nos estamos focalizando en aquello en lo que somos buenos.

Sin embargo, haciendo lo de siempre, no aprendemos. Sólo crecemos y mejoramos en la medida en que realizamos actividades incómodas, que son un reto, cuando cogemos al toro por los cuernos o cuando superamos una fobia. Y esto es válido tanto para el crecimiento personal como para el profesional. Permanecer en la zona de confort nos limita, mientras que entrar en una zona desconocida nos permite aprender, progresar y nos aleja de la mediocridad.

Hay ocasiones en que salir de la zona de confort supone un esfuerzo (como aprender un nuevo idioma). Pero hay situaciones más complicadas en las que debemos afrontar directamente un miedo (a lo desconocido, a la soledad, a hacer el ridículo, a no cumplir las expectativas que se tienen sobre nosotros).

En mi caso os podría dar muchos ejemplos. Me siento cómodo trabajando en una nueva startup y desarrollando productos tecnológicos innovadores. Sin embargo hablar en público o gestionar finanzas me daba fobia, por lo que siempre me escaqueaba. Hacer aquello que está fuera de nuestra zona de confort puede causar ansiedad, y es lógico por tanto, que nuestra tendencia sea evitar estos estados.

Existe la idea errónea de que salir de la zona de confort es trabajar más horas. No se trata de trabajar más, sino afrontar nuevos retos, y haciendo aquello que nos cuesta. Igual que un deportista progresa cuando se enfrenta a los que son mejores que él, nosotros crecemos cuando damos lo mejor de nosotros mismos.

El emprendedor debe vivir casi de forma permanente fuera de su zona de confort, ya que debe afrontar marrones a diario. También tiene mucho que ver con la valentía, con ser espontáneos, con tirarse a la piscina con la mínima evidencia que hay algo de agua.

Como dice mi amigo Sampi, “haz algo disruptivo cada día (y que sea nuevo), algo épico cada semana (y que te ponga a prueba) y algo memorable cada mes (y que perdure en el tiempo)”.

Publicado en ElPeriodico el 19 de Julio de 2011

5 comentarios en “Salir de la zona de confort”

  1. Wilson dijo:

    Totalmente identificado en estos momentos con:
    “Hay ocasiones en que salir de la zona de confort supone un esfuerzo (como aprender un nuevo idioma). Pero hay situaciones más complicadas en las que debemos afrontar directamente un miedo (a lo desconocido, a la soledad, a hacer el ridículo, a no cumplir las expectativas que se tienen sobre nosotros).”
    Siempre es una motivación ir leyendo sobre tus avances y tus posts.
    Gracias.

  2. JAM dijo:

    Absoluta y rotundamente de acuerdo. Es impresionante el pánico de la gente, en general, a salir de su zona de confort. A mi sólo me aporta emoción y entusiasmo, y de vez en cuando, un susto, del que siempre aprendo.

    Gracias.

  3. Águeda dijo:

    Gracias, Dídac, por publicar este artículo tan interesante.
    Lo comparto absolutamente porque una buena parte de mis aprendizajes provienen de haber traspasado esa zona. ¡¡Y lo que me falta por traspasar!!
    Para mi es fundamental superar el miedo, tomar plena conciencia de la decisión y asumir los riesgos.

  4. juan carlos dijo:

    Es que parece que siempre nos sentimos cómodos cuando nos sentimos seguros. es decir la seguridad nos presenta un estado en el que lo cotidiano nos da la oprtunidad de ser proveedores eficientes. en este sentido nos vemos como poseedores de una habilidad y de un trabajo que diariamente lo esbozamos como propio y lo proyectamos en tods nuestras facetas. Explorar terrenos desconosidos implica una inversión de tiempo, de esfuerzo y también implica un cam,bio de nuestras costumbres laborales diarias

  5. Salvador Sandoval dijo:

    Totalmente de acuerdo, muy buen artículo. Realmente sólo mejoramos cuando salimos de la zona cómoda y eso nos implica un esfuerzo. Esto se produce tanto en el trabajo como en el deporte, si siempre haces los mismos ejercicios con el mismo volumen e intensidad no mejoras, sólo se progresa cuando haces algo nuevo que te produce un “problema” para superarlo.

Escribe un comentario